RedMediaria - Correduría de seguros
teléfono de contacto
983 347 219
Asistencia
24 horas
Oficina online
clientes
Facebook Twitter
Inicio Sobre Red Mediaria Bienvenida del Presidente ¿Qué es Red Mediaria? Nuestros valores Equipo Directivo Dossier de Empresa Responsabilidad Social Corporativa Área Privada Únete a nosotros Por qué unirse a Red Mediaria Ventajas de integrarte en Red Mediaria Solicita más información Dossier Informativo Productos y Servicios Seguros para Particulares Nuestros Productos Exclusivos Soluciones aseguradoras para Empresas Consultoría en Gerencia de Riesgos Programas de Afinidad Gestión de Riesgos de Administraciones Públicas Calcula tu seguro Seguros de moto Seguros de vehículos clásicos Seguros de cotos de caza Seguros de instrumentos Seguros de decesos Asistencia en viaje Blog Dónde estamos Contacto
Una red para tu confianza

Lágrimas de Humo

Lágrimas de Humo

Ayer, como todos los 15 de abril, se celebraba el Día Mundial del Arte en honor al nacimiento del maestro Leonardo Da Vinci.

Macabras casualidades que ayer cayó uno de sus iconos internacionales más emblemáticos. Arde Nuestra Señora, ardía Notre Dame.

A eso de las 19:00 horas de ayer lunes comenzaba el desastre. A muchos os habrá pillado volviendo del trabajo, otros terminando la jornada laboral, de vacaciones, en casa… pero desde luego que a todos nos ha pillado por sorpresa y hemos tenido la misma reacción; ¡Mamá se está quemando Notre Dame! (qué dices niño… qué película estará viendo…). Y ya cuando te arrimas a la televisión, por mera curiosidad, por si… ves el horror que está sucediendo.

¡Cuántas veces hemos estudiado su estructura, su arquitectura en el instituto! Una de las joyas y de los edificios más representativos del estilo gótico. En sus piedras, en sus vidrieras hay mucha historia y mucho sentimiento. Esta catedral, Patrimonio de la Humanidad, ha sido protagonista de películas, documentales, canciones, poemas... y además conserva el recuerdo pétreo de todos los sucesos históricos europeos desde que se puso su primera piedra en 1163.

Esperamos que podamos recuperar esa parte de la historia, de su belleza y su integridad y que todo esto quede archivado como un suceso más, un quiso pero no pudo.

Afortunadamente no hay que lamentar vidas humanas (lo más importante de todo), pero con la caída de una parte de Nuestra Señora, además de perder la esencia de un icono internacional del Arte, perdemos un trocito de nosotros mismos. Quien haya estado en París, es imposible que no se haya enamorado del templo y no lo haya hecho suyo en una de esas instantáneas que tan habitualmente vemos en las Redes Sociales. Mi foto, mi cachito de Arte.

Atrás
Subir
Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

cerrar aviso